Saltar al contenido
Historia de Venezuela

Francisco de Miranda

Francisco de Miranda
  • Nombre completo: Sebastián Francisco de Miranda y Rodríguez Espinoza.
  • Natalicio: 28 de marzo de 1750. Caracas, Venezuela.
  • Muerte: 14 de julio de 1816. San Fernando, España. (66 años)
  • Profesión: Político, militar y escritor.
  • Duración de su mandato: 25 de abril de 1812 – 26 de junio de 1812.

Biografía de Francisco de Miranda

La biografía de Francisco de Miranda habla de una de las figuras más reconocidas de la independencia de Venezuela, tanto es así que de seguro en algún momento lo habrás escuchado nombrar. Tan sobresaliente fue su actuación en vida, que se le conoce con el título de “El Precursor de la Emancipación Americana” ¿Cómo te quedó el ojo?

No conforme con esto, se convirtió a muy corta edad en uno de los venezolanos más sobresalientes en el exterior, ya que participaría en acontecimientos internacionales muy importantes para la época en la cual vivió.

Por ejemplo, estuvo en la Guerra de Independencia de los Estados Unidos de América, la Revolución Francesa, entre muchos otros más. Por supuesto, esto le permitió ganarse un gran reconocimiento en la mayoría de los países.

Con toda esta introducción, no puedes perderte la información que a continuación vas a poder encontrar. ¡Sigue leyendo este artículo!

Primeros años

Remontémonos en el tiempo y situémonos en el año 1750. En este año, Francisco de Miranda vendría al mundo gracias a sus padres Sebastián de Miranda Ravelo, quien era comerciante y Francisca Antonia Rodríguez de Espinoza, produciéndose así su natalicio el 28 de marzo de 1750. Su lugar de nacimiento fue en la ciudad de Caracas, Provincia de Venezuela, dependiente del Imperio Español.

Este nacimiento sería el primero de los 10 hijos que tendría este matrimonio en total. Su padre era de origen español y se marchó a la provincia venezolana con el objetivo de hacer una gran fortuna, es decir, conseguir biyuyos.

Allí en Caracas, se convirtió en un rico comerciante y conoció a su esposa, la cual también era descendiente de familia española. A pesar de tener toda esta ascendencia, fueron discriminados en la provincia venezolana. ¿Por qué razón?

Porque en un tiempo, las ciudades españolas de dónde provenían los padres de Miranda, recibieron una gran cantidad de refugiados de origen judío. Cómo era natural, esto hizo que ellos fueron catalogados como judíos.

Sin embargo, hay pruebas evidentes que ellos no provenían de estas personas, sino de españoles de sangre, específicamente de las islas Canarias y de Tenerife. A pesar de todo esto, la familia no fue aceptada por la sociedad caraqueña.

Pero bueno eso era lo de menos, porque aunque fueron discriminados de una forma completa, su padre logró amasar una muy buena fortuna debido a sus actividades comerciales.

Por supuesto, ante esta calidad de vida, todos sus hijos recibieron una excelente preparación en cuanto a su educación, y como era de esperarse, su hijo mayor, Miranda, no sería la excepción.

Con la corta edad de 11 años, Francisco ingresaría a la Universidad de Caracas. Allí tuvo la oportunidad de aprender latín, geografía, gramática, literatura, física, entre muchas otras materias.

Real y Pontificia Universidad de Caracas
Real y Pontificia Universidad de Caracas.

Todo parece indicar que tanta era la inteligencia que demostraba que ya a la edad de 16 años se estaba graduando de la Universidad. ¿Cómo te quedó ese ojo? Sin duda, aprovecho muy bien sus 5 años de estudio.

Al terminar con sus estudios ¿Qué haría? ¿Se quedaría de brazos cruzados? ¡Si, Luis! Nada de eso, ya que en ese momento su padre le pidió que se uniera a él en la Milicia Privada que existía en la Provincia.

Pero ¿Qué carrizo era eso de “Milicia Privada”? ¡Tranquilo! ¡Tranquila! De inmediato te explicamos esto para que lo logres entender bien. Este era un grupo de hombres que velaban por la seguridad de la ciudad de Caracas.

Su padre sirvió como Capitán de este batallón por un lapso de 5 años, y no siguió en este cargo porque de una forma constante se formaban aquellas sampableras en su contra, ya que no aceptaban que una persona que hubiese tenido orígenes tan humildes fuera su capitán.

Al ver esta situación de discriminación que vez tras vez ocurría, Francisco agarró sus macundales y se pintó de colores, porque no estaba dispuesto a seguir siendo objeto de burla en la ciudad caraqueña.

De esta forma, a la edad de 21 años embarca rumbo a España, pensando así que conseguiría una vida mejor.

Los primeros viajes de Francisco de Miranda

Un mes y cinco días después de haber salido de Venezuela, finalmente llega a España, específicamente a la ciudad de Nueva Cádiz el 01 de marzo de 1771, siendo este uno de los primeros viajes de Francisco de Miranda. Allí permaneció por unos días junto a un pariente lejano, llamado José de Añiño.

Después, parte a la ciudad de Madrid. Allí se quedó alojado en una pensión por unos cuantos meses. Se dice que Miranda quedó completamente anonadado con la belleza de la ciudad madrileña.

Aprovecho este tiempo para visitar de una forma constante las bibliotecas de Madrid para así empaparse de la historia que tenía esta ciudad. Pero, su investigación no solamente se limitaría a eso…

Ya para este tiempo, tenía una meta bastante clara en su mente. ¿Cuál era? Poder conseguir un puesto de funcionario en la Corona Española. Es por ello que continuó con sus estudios de matemática, historia y de ciencias políticas.

Sin que esto fuera poco, durante su estancia en Madrid, demostró su pasión por la literatura, ya que poco a poco comenzó a reunir una gran cantidad de libros, teniendo así su propia biblioteca personal. ¿Qué tal?

No obstante, las habilidades de Francisco no se quedaban allí, ya que también comenzó a escribir sus propios manuscritos, donde iba plasmando todo lo que veía a su alrededor y lo que le sucedía en su vida diaria.

Sus propios escritos fueron los acompañantes más cercanos que tuvo. ¡Imagínate! Tanta fue la cantidad de hojas que escribió, que llegó a tener más de 60 cuadernos con apuntes y cartas.

El estar en la ciudad de Madrid, le permitió codearse con un sinfín de personas que tenían innumerables profesiones, como por ejemplo actores, pensadores, músicos y escritores.

Sin embargo, la capacitación de Miranda no solamente llegaba a estas áreas. ¿Por qué decimos esto? Porque también le dio atención a prepararse en el ámbito militar, llegando a tener un amplio conocimiento en el manejo de las armas.

Pero… hasta acá te puedes estar preguntando ¿De dónde salía todo el dinero para que el pudiera estudiar tanto? Nada más y nada menos que de su padre, el cual desde Caracas costeaba la vida y los estudios de su hijo mayor.

Por supuesto al tener esta entrada de dinero, usó parte de estos fondos para comprar el cargo de “Capitán del Regimiento de la Princesa” y así comenzar a formar parte de la milicia española, dando inicio a su carrera como militar.

Carrera militar de Francisco de Miranda

Ya con el cargo de Capitán, el joven militar sirvió para la milicia en distintas poblaciones españolas, iniciando así la carrera militar de Francisco de Miranda. No obstante, su vida estaba a punto de cambiar. ¿Por qué razón? Porque en 1774 España le declaró la guerra a Marruecos.

Teniendo en cuenta que Miranda ya formaba parte de las fuerzas españolas, tuvo que marcharse al norte de África para participar en el llamado “Asedio de Melilla”, donde España sale victoriosa, siendo esta la primera batalla en donde Miranda participa.

Fortaleza de Melilla
Fortaleza de Melilla.

En este primer enfrentamiento, destacó de una forma increíble por su gran arrojo y determinación contra las fuerzas enemigas. Tanto fue así que el propio general que estaba al mando de esta operación se quedó boquiabierto con las estrategias militares que utilizó.

Sin embargo, no todo era éxito en la carrera militar que aún estaba empezando, ya que en 1775 se realizó una operación para invadir a Argel, una ciudad de Argelia, pero lamentablemente dicha expedición fue un total fracaso.

En esta invasión, la vida de Miranda estuvo a punto de acabar porque la mayoría de los soldados españoles cayeron ante las fuerzas militares del bando contrario. Afortunadamente, él salió vivo de allí de milagro.

A pesar de que aún continuaba con vida, tenía una gran cantidad de heridas en todo su cuerpo, por lo que fue devuelto a España para que se pudiera recuperar. Una vez recuperado, comenzó a hacer vida en la ciudad de Cádiz.

Allí, tuvo ciertas discrepancias con algunos altos grados militares, pero aún así se convirtió en el ayudante de campo del militar Juan Manuel Cagigal y Monserrat. Con el surgió una gran y sincera amistad, que inclusive se vio reflejada en varias oportunidades cuando Cagigal defendía a Miranda ante los militares que no estaban de acuerdo con él.

Expediciones de Francisco de Miranda

Cuando estalló la guerra de independencia de los Estados Unidos de América, Francisco de Miranda viajó hasta tierras estadounidenses junto a Cagigal. Juntos participaron en la Batalla de Pensacola en el año 1781, donde obtuvieron una gran victoria, dando inicio así a sus expediciones en busca de la libertad.

Batalla de Pensacola
Batalla de Pensacola.

A raíz de sus grandes habilidades como militar, que ya todos podían observar, su jefe hablaba muy bien de él y por consiguiente recibe el cargo de “Teniente Coronel” ¡Ya era hora! ¿No te parece? Por fin, recibió un ascenso.

Gracias a sus habilidades demostradas en el campo de batalla hasta ese momento, comienza a obtener el respeto de sus compañeros militares y la confianza por parte de sus superiores para que pudiera desarrollar distintos planes y estrategias.

Fue tanta la confianza que recibió, que llegado el momento, las fuerzas españolas le indicaron que había sido elegido para que pudiera infiltrarse entre los soldados ingleses que se encontraban en Jamaica para sacarles información. ¿Qué tal?

Pero ¿Cómo iba a lograr eso? Pues, de una manera muy fácil… se iba a hacer pasar por un diplomático español que había sido enviado como representante de la Corona Española para negociar la liberación de algunos presos.

Así, se embarca hacia la isla de Jamaica llegando el 20 de septiembre de 1781 a su capital, Kingston. Tras su permanencia durante varios días, la misión que había recibido es todo un éxito, ya que pudo recoger la información que era necesaria por sus superiores.

Luego de esta comisión secreta, se enrumbó hacia Cuba, donde seguía bajo las órdenes del comandante Cagigal. Allí comenzó a ser un militar reconocido y aclamado. Sin embargo, la vida de Miranda no fue todo color de rosa, ya que en este momento de su vida las cosas se tornarían un poco difíciles para él.

Esto debido a que en España se descubrieron algunos libros prohibidos de sus bibliotecas e inclusive pinturas obscenas que poseía. Al conocerse esta noticia, se convirtió en un gran escándalo que afectó, sin lugar a dudas, al propio Francisco.

Tan grave era lo que había sucedido, que el mismísimo rey Carlos III ordenó su inmediato regreso a la nación española para que fuera juzgado. Pero… aquí entra en escena nuevamente Cagigal, quien intermedió por él ante el Imperio Español, declarando que todas estas acusaciones eran falsas.

A pesar de esta ayudaíta que le prestó, esto no sirvió de nada. Por esa razón, se comenzaron a hacer los planes para el traslado de Miranda a suelo español para que pudiera enfrentar su responsabilidad ante los supuestos delitos que había cometido.

Mientras que estos planes se estaban llevando a cabo, su comandante le pidió que lo acompañase a una misión en las Bahamas, donde atacaron de sorpresa los ingleses, pero… la fiesta se les acabaría rápido, ya que consiguieron que se rindieran.

No obstante, sucedió un pequeño problema. ¿Cuál sería? Que Cagigal no informó a sus superiores de esta acción militar, por lo que se ordenó que tanto él como Francisco fueran encarcelados pese al éxito de la misión.

Después de unos pocos días, Miranda sale libre. Esta libertad vendría con un regalito adicional. ¿Cuál sería? Un ascenso a Coronel, motivado a su lealtad para con la Corona Española.

Ya con este nuevo rango militar, fue elegido como uno de los planificadores para preparar una invasión a Jamaica, para así quitarles el poder a los ingleses que tenían el control de esta isla.

Finalmente, esta expedición no llegaría a llevarse a cabo. Mientras que todo esto se estaba desarrollando, las autoridades españolas volvieron a emitir una orden de captura contra él. Así que ante aquella situación se pintó de colores hacia los Estados Unidos.

Estancia de Francisco de Miranda en Estados Unidos

Al llegar a los Estados Unidos, Francisco de Miranda tuvo la oportunidad de recorrer varias ciudades estadounidenses, hacer nuevas amistades e inclusive tener sus amoríos y unos cuántos romances, ya que era tiempo para que se enamorara ¿No te parece?

Es allí cuando comenzó una relación fugaz con una joven de la alta sociedad de Estados Unidos llamada Susan Livingston e inclusive llegaron a planes de boda, pero Miranda no tenía mucho entusiasmo en contraer este matrimonio.

Entonces, si esto no le importaba ¿Qué era lo que sí tenía importancia para él? La respuesta es muy sencilla: el aspecto militar. Es por esto que aprovechó las tensiones políticas que había entre Estados Unidos y España para irse a Europa, específicamente a Inglaterra.

¿Sabías qué? Francisco de Miranda llegó a conocer al propio George Washington, quien fue en su momento el primer presidente de los Estados Unidos.

Estancia de Francisco de Miranda en Europa

Después de un largo viaje, que duró casi dos meses, llega a Inglaterra el 10 de febrero de 1785. Al estar en suelo inglés se establece en la ciudad de Londres y de inmediato comienza nuevamente con su vida social.

Tanta fue la vida social que desarrolló, que inclusive se codeó con los miembros de la realeza de la época. ¿Qué te parece? Pero por supuesto, Miranda tuvo que hacer frente a varios espías de la Corona Española. ¿Por qué razón?

Esto sucedía por que Francisco de Miranda era considerado un hombre muy peligroso que podía conspirar contra los intereses españoles y la Corona. Inclusive muchos llegaron a pensar que podría ser un espía por parte de los franceses o de los Estados Unidos.

Tras su estancia en Inglaterra, inició un largo viaje por varios países europeos junto a algunas amistades. Incluso se dice que en este viaje esquivó en más de una oportunidad a los enviados de la Corona Española que tenían la intención de engañarlo para que fuese detenido y enviado a España.

En este viaje, tuvo la oportunidad de conocer a varios países y relacionarse con grandes personalidades europeas, desde pensadores, miembros de la nobleza, artistas, entre muchos otros.

En esta larga travesía, llegó hasta Rusia donde conoció a la emperatriz Catalina II de Rusia. Miranda pasó una larga temporada en la corte rusa, donde disfrutó de la protección de la emperatriz.

Catalina II de Rusia
Catalina II de Rusia.

Catalina sentía un gran interés por el continente americano y le gustaba mucho charlar con Francisco, escuchando todas las vivencias y hazañas militares que había conseguido hasta ese momento.

La relación poco a poco iba estrechándose más y más, ya que entre ambos se despertó una gran admiración, pasando un largo tiempo juntos. Inclusive la propia emperatriz dio la orden para que le permitieran a Miranda pasar a su habitación las veces que quisiera. ¿Qué tal?

Por todos estos sucesos, se presume que entre la emperatriz y él surgiera un apasionante romance, ya que se tiene información que la propia Catalina le costeó varios viajes y le daba un apoyo económico constante.

Después de pasar una larga temporada en Rusia, Francisco siguió viajando hasta que llegó a Francia alrededor de 1791, donde justamente en ese momento se estaba librando la Revolución Francesa. De inmediato, se une al bando revolucionario.

Participación de Francisco de Miranda en la Revolución Francesa

Al unirse al bando de los revolucionarios franceses, Francisco de Miranda recibe el cargo de Mariscal y comienza su participación en la Revolución Francesa luchando contra los prusianos y los austríacos en distintas batallas, siendo una de las más destacadas la Batalla de Valmy.

Batalla de Valmy
Batalla de Valmy.

Sin embargo, en este punto la vida de Miranda comienza a dificultarse un poco, ya que en pleno auge de la revolución ocurre lo que se conoce como el “Reinado del Terror” que no fue más que un período en el cual existía una feroz represión por parte de los revolucionarios.

Producto de esto, Francisco de Miranda es detenido entre 1793 y 1794 y juzgado por parte de los franceses, tras ser acusado de traicionar al bando francés por el hecho de que en algunas batallas no había obtenido la victoria.

Por poquito la pelona se lo llevó en esta ocasión, debido a que la mayoría de las personas estaban siendo ejecutadas, pero afortunadamente el corrió con suerte y no tuvo este final tan trágico.

Cuando se terminó este período de terror, se le quitaron todos los cargos que había contra él y así quedó completamente absuelto de todo lo que se le acusaba. Tras esta estancia tan aventurada en Francia se marchó nuevamente a Inglaterra.

Segunda estancia de Francisco de Miranda en Europa

Estando en Inglaterra, Cupido lo flecharía nuevamente al conocer una mujer llamada Sarah Andrews, con la cual inició un romance hacia el año 1800. Esta sería su más fiel compañera, convirtiéndose en su ama de llaves y cuidando todas las pertenencias que tenía.

Tanto fue el amor que se tenían que llegaron al matirimonio, perdón… al matrimonio en el año 1802, teniendo él 52 años y ella 28. ¡Imagínate! Le llevaba nada más y nada menos que 24 años a su esposa ¿Qué te parece?

Esta unión tuvo como fruto dos hijos, Leandro y Francisco. Sin embargo, ya para ese entonces la fama de que Miranda era un gran mujeriego se había corrido entre la mayoría de las personas que lo rodeaban.

No es de extrañar que aunque tuvo estos dos hijos dentro del matrimonio, haya tenido otros hijos en las aventuras amorosas que tuvo a lo largo de su vida.

¿Sabías qué? Existen distintos rumores sobre la vida íntima de Francisco de Miranda, como por ejemplo que visitaba muy a menudo los burdeles.

Francisco de Miranda y América del Sur

A lo largo de muchos años, Francisco de Miranda ideó un plan para unir todos los territorios americanos que pertenecían a la Corona Española y formar así un gran imperio llamado “Colombia” en honor del descubridor de América, Cristóbal Colón.

Este proyecto unificador buscaba juntar todo el territorio americano que estaba desde el río Missisipi, en el norte del continente, hasta el Río de la Plata en el extremo sur.

Aprovechando que para ese momento la potencia española e inglesa estaban en un enfrentamiento constante, se dirigió al primer ministro inglés para comentarle sus planes.

Este funcionario se negó a reunirse con él en el primer momento, pero después accedió a leer todos los informes que Miranda le entregó y llegó a la conclusión que la situación en esos territorios era muy tensa y que los pueblos de los mismos estaban muy descontentos.

De inmediato, el primer ministro accedió a aprovechar esta debilidad y comenzó a planificar una invasión a estos territorios españoles. Pero aquí hubo un problema, ya que Francisco no estuvo de acuerdo con la planificación que estaban realizando los ingleses. Por este hecho decidió no seguir cooperando con ellos.

Ante esto ¿Qué haría? ¿Se quedaría de brazos cruzados? ¡No, qué va! Ya que si no consiguió lo que él estaba buscando con los ingleses, lo conseguiría con los estadounidenses, por lo cual se enrumbó hacia los Estados Unidos.

Al llegar, se reunió con el presidente Jefferson para exponerle su plan y solicitar su ayuda. Sin embargo, el tiro le salió por la culata, ya que Thomas Jefferson se negó a participar en estas operaciones. ¡Si no era el chingo, era el sin nariz!

Thomas Jefferson
Thomas Jefferson.

Entonces ¿Qué iba a pasar con sus planes? Al ver la decepcionante negativa de los ingleses y estadounidenses a apoyar su proyecto, decidió emprenderlo por sí solo. Al tomar esta decisión, contactó a sus amigos militares para que apoyaran la expedición que quería realizar.

Ya cuando todo estaba listo y preparado, la tortilla se le volteó. ¿En qué sentido? En el sentido que Inglaterra y Estados Unidos comenzaron a apoyarlo en sus planes, ya que en ambos países habían ocurrido cambios políticos.

Tanta era la templanza que demostraba Miranda para llevar a cabo su proyecto, que era visto como el futuro emperador del imperio que el imaginaba. Por supuesto, el apoyo de estas potencias facilitaba la cosa, lo que permitió que se iniciara con la expedición.

Hizo una pequeña escala en Haití, dónde pasó varias semanas. Allí pudo hacer contacto con otros militares. Después, partieron hacia Venezuela. En el camino, Francisco pensaba que cuando llegara a tierra venezolana, el pueblo se uniría a él y defendería la causa de la libertad.

Es así, como finalmente el y su tripulación desembarcan en Ocumare de la Costa el 27 de abril de 1806. Sin embargo ¿Pasaría lo que él pensaba? ¡Nanai, nanai! Ya que su llegada fue un absoluto fracaso, debido a que no tuvieron el apoyo del pueblo y se enfrentaron solos como la una a las fuerzas realistas, produciéndose así una gran derrota.

¿Sabías qué? El barco con el cual Francisco de Miranda hizo la expedición, tenía el nombre de “Leander” en honor a su primer hijo, el cual se llamaba Leandro.

Por fortuna, Francisco logró escapar a la isla de Trinidad, dónde recibió una buena flota por parte de los ingleses para una nueva conquista. Recuerda que para ese momento Trinidad estaba bajo el dominio del imperio inglés.

Es así como se produce una nueva expedición hacia Venezuela, llegando a la ciudad de Santa Elena de Coro el 01 de agosto de 1806. Sin embargo, se produjo el mismo problema que había ocurrido en el primer desembarco.

¿Cuál sería? La falta de apoyo del pueblo. Ante esta situación, el prócer de la independencia decidió abandonar temporalmente su lucha y regresó nuevamente a Europa con su esposa e hijos.

Durante una larga temporada, estuvo viviendo en Londres, aunque jamás abandonó la idea de crear un imperio en el continente americano. Durante su estancia allí, en el año de 1810 fue visitado por los independentistas venezolanos Andrés Bello y Simón Bolívar.

De inmediato, fue convencido por estos para volver a tierras venezolanas y luchar por la independencia de su país natal. Miranda no se lo pensó dos veces y más temprano que tarde ya estaba en un barco rumbo a Venezuela.

Finalmente, llega a La Guaira donde es recibido con grandes honores militares y aclamado como un héroe. No conforme con esto, se le otorgó el rango de “Generalísimo” y se convirtió rápidamente en la figura predominante del proceso independentista venezolano.

Llegada de Francisco de Miranda a Venezuela
Llegada de Francisco de Miranda a Venezuela.

¿Sabías qué? Miranda fue uno de los firmantes de la Acta de Independencia de Venezuela el 05 de julio de 1811.

firma del acta de la independencia
Firma del Acta de la Independencia.

Tanta era la confianza que le tenían en cuánto a sus hazañas militares, que se convirtió en Dictador y en Jefe Supremo de los Estados de Venezuela el 25 de abril de 1812, siendo así el tercer presidente del país y dando inicio a su gobierno.

Gobierno de Francisco de Miranda como Jefe Supremo de Venezuela

El inicio del gobierno de Francisco de Miranda no fue nada fácil ya que tuvo que hacer frente a varias dificultades, como por ejemplo la agitación de la población venezolana, el abandono de sus soldados y no conforme con esto a un gran terremoto que dejó graves daños a varias poblaciones del territorio nacional.

Sin que esto fuera suficiente, el mayor problema que tuvo fue el constante avance de las fuerzas realistas, que poco a poco fueron tomando ciudades importantes del país y llegando a hacer un fuerte daño al bando de los independentistas.

Sin tener muchas maniobras para realizar y ante la desesperación, no le quedó más remedio que firmar un acuerdo con los realistas para darle solución a los problemas militares que vez tras vez sucedían. Dicho acuerdo se le conoce como el “Pacto de San Mateo”, firmado el 25 de julio de 1812.

¿Sabías qué? El Pacto de San Mateo, debe su nombre a que se firmó en la ciudad de San Mateo en el estado Aragua.

En pocas palabras, este convenio no fue más que la rendición de las fuerzas patriotas, las cuales estaban en manos de Miranda. Por supuesto, cómo era de esperarse, esto conllevó a que fuera acusado de traidor, lo que le traería sus consecuencias…

Encarcelamiento de Francisco de Miranda

Ante la acción que realizó Francisco de Miranda frente a los realistas, hubo mucha confusión en el bando de los patriotas, ya que consideraron que había traicionado la causa de la libertad venezolana.

Por esta razón, de inmediato se ordenó su detención y finalmente lo apresaron por órdenes de Bolívar, justamente cuando estaba saliendo del país por el puerto de la Guaira hacia Europa. Su prisión fue el Castillo de San Carlos.

Castillo de San Carlos
Castillo de San Carlos.

En un primer momento, debido a la rabia que existía entre sus compañeros militares que habían confiado en el, Bolívar propuso que lo fusilaran y así acabar de una buena vez con su vida.

Pero… al final, sus colegas lo convencieron que no llegara a ese extremo y que con la prisión de su libertad era suficiente, por lo que Bolívar se marchó a luchar contra los realistas para así recuperar la República que se había perdido.

Miranda por su parte quedó bajo el cuidado del coronel Manuel María Casas, que era un militar que formaba parte del bando patriota. Sin embargo, este Manuel pronto saltó la talanquera… ¿en qué sentido?

En el sentido que se cambió de bando y comenzó a colaborar con los realistas. Esto complicó las cosas para Francisco, ya que ante la ausencia de Bolívar, este coronel lo entregó al líder de los españoles, Domingo de Monteverde.

A lo largo de algún tiempo estuvo encarcelado en varios castillos de Venezuela e inclusive de Puerto Rico. No obstante, al final se llegó a la determinación de embarcarlo hacia España.

Últimos años de Francisco de Miranda y muerte

Al llegar a España, fue entregado a las autoridades españolas quienes lo encarcelaron en una cárcel antigua llamada “El Penal de las Cuatro Torres del Arsenal de la Carraca” en la población de San Fernando, Cádiz.

Francisco de Miranda en La Carraca.
Francisco de Miranda en La Carraca.

Allí tuvo la oportunidad de tener varios libros y escribir cartas para así contactar con sus familiares y amigos cercanos. Este contacto permanente le permitió idear junto a sus allegados un plan para escaparse de dónde estaba.

Pero todos estos planes, a pesar de que estaban muy bien hechos, no llegarían a llevarse a cabo. ¿Por qué razón? Por el hecho de que la pelona se lo llevó repentinamente, falleciendo por una falla cerebro vascular el 14 de julio de 1816 a la edad de 66 años, produciéndose así su muerte.

Finalmente, sus restos mortales fueron enterrados en la fosa común de la cárcel donde se encontraba, junto a otros presos.

¿Sabías qué? Hasta ahora los restos mortales de Francisco de Miranda no han podido ser encontrados.

Cenotafio de Francisco de Miranda
Cenotafio (tumba vacía) de Francisco de Miranda en el Panteón Nacional, a la espera de sus restos.

Conclusiones

En resumen, ¿Quién fue Francisco de Miranda? Haciendo una biografía corta de su vida y obra, fue uno de los mayores héroes de la independencia de Venezuela, además de ser un respetado humanista y militar. Como lo pudiste observar en esta lectura, tuvo una vida muy intensa y llena de aventuras, así como Indiana Jones.

Asimismo, fue un venezolano que participó en los grandes acontecimientos del siglo XVIII como la Revolución Francesa y la Guerra de Independencia de los Estados Unidos.

La vida de Miranda no solamente fue la de luchar en distintas batallas y guerras, ya que se formó intelectualmente para llegar a ser una persona culta. No conforme con esto, tuvo la oportunidad de viajar y conocer a personalidades muy importantes de su tiempo.

En conclusión, su vida fue de película, siendo todo un héroe revolucionario que estuvo a favor de la independencia. No es de extrañar que por todo esto sea conocido como “el Precursor de la Emancipación Americana” y “el Venezolano más universal”.

¿Sabías qué? El 28 de septiembre de 2012 se produjo el lanzamiento del satélite «Francisco de Miranda», primer satélite de observación remota en Venezuela que lleva el nombre de este prócer venezolano en reconocimiento.

¿Qué opinas de esta información? ¡Danos tu opinión!

Somos amantes de la historia venezolana. ¿Qué te ha parecido este artículo? Si tienes alguna duda o comentario, háznosla saber y en breve te responderemos. Te invitamos a que puedas compartir este artículo en tus redes sociales si fue de tu agrado.

¡Comenta! Nos interesa tu opinión.

Configuración