Saltar al contenido
Historia de Venezuela

Antonio Guzmán Blanco

Antonio Guzmán Blanco
  • Nombre completo: Antonio José Ramón de la Trinidad y María Guzmán Blanco.
  • Natalicio: 28 de febrero de 1829. Caracas, Venezuela.
  • Muerte: 28 de julio de 1899. París, Francia. (70 años)
  • Profesión: Militar, político, estadista y diplomático.
  • Duración de su mandato: Primer gobierno 27 de abril de 1870 – 27 de febrero de 1877. Segundo gobierno 13 de febrero de 1879 – 26 de abril de 1844. Tercer gobierno 08 de octubre de 1886 – 15 de septiembre de 1887.

Biografía de Antonio Guzmán Blanco

La biografía de Antonio Guzmán Blanco habla de un ilustre militar y diplomático venezolano que desde el primer momento de su vida se vio influenciado por la política.

A su misma vez, fue el caudillo militar más importante surgido después de la Guerra Federal, lo que hizo que ejerciera como presidente de Venezuela en tres oportunidades, haciendo grandes cambios al país.

¿Te gustaría saber más acerca de su vida y obra? Si es así ¡este es el sitio para ti! ¡Sigue leyendo este artículo!

Infancia y juventud

Los comienzos de la vida de Antonio Guzmán Blanco se remontan al año de 1829, cuando llega al mundo producto del amor de sus padres Antonio Leocadio Guzmán y Carlota Blanco Jerez de Aristiguieta.

Antonio Leocadio Guzmán
Antonio Leocadio Guzmán.

Desde muy temprana edad se dio cuenta que había nacido en una familia que estaba relacionada con la política, porque nada más y nada menos que su padre era el fundador del Partido Liberal, partido de oposición a los conservadores.

Sin que esto fuera suficiente, su madre estaba ligada con la familia del Libertador Simón Bolívar. Por supuesto, como era de esperarse, esto tuvo una gran influencia en la infancia del niño Antonio.

No obstante, su infancia transcurrió como cualquier otro niño de esa época. Por ejemplo comenzó su formación académica en Caracas, la misma ciudad que lo había visto nacer.

Comenzando sus estudios, los maestros quedaban impresionados por la inteligencia y destreza que tenía para aprender lo que se le estaba enseñando, lo que deja ver que desde muy pequeño demostraba que iba a ser un hombre con grandes habilidades.

Una prueba de esto, es que con apenas 19 años ya estaba ejerciendo su primer cargo público como Jefe de Sección en la Secretaría de Relaciones Exteriores de Venezuela ¡Imagínate!

Sin embargo, tenía que seguir profundizando sus estudios, por lo que ingresa a la Universidad Central de Venezuela a cursar la carrera de derecho. De esta manera alternaba su tiempo en sus estudios y en el trabajo antes mencionado.

Universidad Central de Venezuela en el siglo XIX
Universidad Central de Venezuela, siglo XIX.

Es así como el 01 de marzo de 1856, a la edad de 27 años, obtiene su título como abogado de la República y Licenciado en Derecho Civil. Ya con este logro alcanzado, era tiempo para que se enamorara ¿no te parece? No todo en la vida era estudiar…

De esta forma, comienza a echarle ojos a una nieta del presidente en funciones para ese momento, José Tadeo Monagas. Lamentablemente, el abuelo de la muchacha no estaba de acuerdo con esta relación, por lo que hizo algo muy inteligente para separarlos. ¿Qué sería?

Pues, teniendo en cuenta que Antonio ya era un abogado respetado, lo envió a Estados Unidos como Cónsul de Venezuela y así acabar con estos amoríos, cosa que al final logró.

Luego de dos años ejerciendo ese cargo diplomático en tierras estadounidenses, regresa a su país. Cuando llega se encuentra que la situación política está hecha un bululú de una forma completa, ya que para ese entonces los problemas entre conservadores y liberales estaban a punto de caramelo.

Carrera militar y política de Antonio Guzmán Blanco

Al poco tiempo de haber llegado a su patria, Guzmán Blanco es acusado por el presidente Julián Castro de participar en un movimiento militar en su contra, que se conoce como “La Galipanada”.

Por esta razón, es apresado y enjuiciado. Afortunadamente para él, en este juicio es declarado inocente y puesto en libertad. A pesar de esto, el presidente Castro todavía cree que es culpable, por lo que ordena mandarlo al exilio.

Esto trae consigo la protesta de Guzmán Blanco, ya que si había sido declarado inocente en un juicio, no había razón de peso para que se le ordenara salir de país. Con todo y las pataletas que hizo, finalmente es expulsado de la nación hacia las islas de Bonaire y Curazao.

En estos sitios es donde llega a conocer a Ezequiel Zamora y Juan Crisóstomo Falcón, quienes eran líderes del partido que su padre había creado. Para ese momento, estos están planeando una invasión a Venezuela para así exterminar a los miembros del Partido Conservador y tomar el poder.

Inmediatamente, se une a ellos en estos planes. Luego de tantas conversaciones, la invasión llega a hacerse una realidad el 20 de febrero de 1859. Son los comienzos de lo que se conoce como la Guerra Federal.

Cuando Falcón desembarca en Coro, adivina quién era quien lo acompañaba. ¡Sí! Ese mismo, Antonio Guzmán Blanco. Teniendo en cuenta que él era licenciado en derecho, fue designado como Auditor General del Ejército.

Siendo militar, consejero político y escritor, sigue al lado de Falcón hasta que este se reúne con Ezequiel Zamora. En ese entonces, es ascendido al grado de Coronel y fue uno de los participantes de la Batalla de Santa Inés, la cual fue la primera victoria para los federalistas.

Pero no todo fue color de rosa en su carrera militar, ya que por ejemplo sufrieron una gran derrota en la Batalla de Coplé, donde vio morir a Zamora, uno de los líderes de su bando.

Luego de pasar algunos meses, José Antonio Páez, quien era el líder del bando enemigo, propone a Falcón reunirse para poder llegar a un acuerdo y así colocarle fin al enfrentamiento militar, algo que al final no sucede.

Esta reunión en vez de calmar un poco las cosas, lo que hace es avivar el conflicto. Aquí comienza una destacada participación de Guzmán en la guerra, ya que se le había otorgado el grado de General. ¿Cómo te quedó el ojo?

Sin que esto fuera poco, también recibe la comisión de ser el Jefe Militar de toda la región central del país. Por supuesto, con esta autoridad no se quedó de brazos cruzados, sino que emprendió un feroz ataque hacia los conservadores.

Luego de haber barrido el suelo con los enemigos en los llanos venezolanos, se dispone llegar a la capital para así acabar de una buena vez con ellos y alzarse con la victoria. No obstante, esto no llega a llevarse a cabo. ¿Por qué razón?

La Guerra Federal
La Guerra Federal.

Porque Páez y él se reúnen amistosamente en una hacienda llamada Coche para llegar a un acuerdo. Finalmente, logran ponerse de acuerdo y firman el 24 de abril de 1863 lo que se conoce como el Tratado de Coche, con el que se coloca fin a la Guerra Federal.

Ahora bien ¿llegaría hasta ahí la actuación de Guzmán en la política venezolana? ¡No, qué va! Ahora es que le faltaba camino por recorrer, ya que al haber triunfado las fuerzas federalistas, Falcón asume el poder.

Por supuesto, el hecho de que Guzmán Blanco fuera un aliado de él le iba a traer grandes recompensas y le aseguraba un puesto en el gobierno recién formado. El primer cargo que obtiene es el de Ministro de Relaciones Exteriores y de Hacienda.

Con esta responsabilidad, es el encargado de ir al exterior a buscar un préstamo internacional para Venezuela ya que el país estaba pelando bola. Afortunadamente, esto lo consigue, aunque por supuesto una gran parte fue para él.

A su regreso a Caracas, fue el responsable de presidir la Asamblea Nacional Constituyente en 1864, la cual tenía como objetivo redactar una nueva Constitución. Después de realizar esto, es llamado nuevamente por el presidente Falcón para que se encargara del Ministerio de Relaciones Exteriores y el de Hacienda.

No obstante estuvo en este cargo por muy poco tiempo, ya que es nombrado como Ministro Plenipotenciario del país ante Londres, Madrid y París. Ahora bien ¿Qué es eso de “plenipotenciario”?. De inmediato ¡te lo explicamos!

Este un término que hace referencia a amplios poderes que una persona recibe por parte de un gobernante, para que pueda negociar con otro país. En pocas palabras, Guzmán no era un ministro de tres lochas, sino un diplomático con un altísimo rango.

Durante su estancia en estas ciudades europeas, se da cuenta de lo modernas que son y los avances tecnológicos que hay en ellas. Al ver esto, hace la comparación con su natal Venezuela, la cual no llegaba a los talones de estas ciudades.

Esto tuvo una gran influencia en él, ya que a partir de ese momento se propuso convertir a su patria en otra París, lugar que lo dejó completamente boquiabierto y botando baba.

Cuando regresa a Venezuela, Juan Crisóstomo Falcón es elegido como presidente constitucional y el resulta electo como vicepresidente, cuando tenía tan solo 34 años de edad.

Siendo el segundo al mando del país, tuvo la oportunidad de ocupar varias veces la presidencia de la República en forma interina y en esos lapsos, dicta una serie de medidas para reorganizar la administración de los ingresos del Estado.

Aparte de esto, busca la manera de promover la creación de una institución bancaria, reglamentar la ley de Crédito Público, promover proyectos para la construcción de carreteras y ferrocarriles, entre muchas otras cosas más.

Meses más tarde, sería enviado nuevamente hacia Europa como Ministro Plenipotenciario para que pudiera negociar el pago de la deuda que tenía Venezuela con Francia, España e Inglaterra.

Luego de hacer estas negociaciones, a inicios de 1867 volvería a su país. En ese momento, resulta electo por los miembros del Senado como presidente de esa institución.

Días después, recibiría otro encargo militar siendo designado como Comandante de Armas del Distrito Federal. Sin duda, Guzmán Blanco en cada momento de su vida tuvo que asumir grandes responsabilidades.

A finales de ese mismo año, comienzan los roces con el presidente Falcón, ya que este quería seguir en el poder. Para acabar con esta situación, Juan Crisóstomo lo manda nuevamente a tierras francesas como ministro, para así salir de él.

Estando en París, se entera que ha habido un movimiento militar contra el gobierno que terminó derrocando a Falcón y enviándolo al exilio. Ahora quien estaba al mando del país era José Tadeo Monagas.

A finales de 1868, Guzmán regresa al país. Para ese momento la situación ha cambiado un poco, ya que Monagas ha fallecido y quien está ahora en la presidencia es su hijo José Ruperto Monagas.

Desde que llega a Venezuela, busca la manera de organizar junto a su padre, Antonio Leocadio Guzmán, un grupo de militares y personas para así llegar al gobierno y tomar el poder. No obstante, estos planes fueron descubiertos por las autoridades, por lo que tuvo que salir al exilio.

A pesar de esto, siguió adelante con sus planes. Estando en la isla de Curazao, hizo contacto con otros jefes liberales, como Francisco Linares Alcántara y Joaquín Crespo, para que así de una forma organizada y conjunta pudieran invadir al país.

De esta manera, el 14 de febrero de 1870 desembarca en Curamichate (edo. Falcón) y se apodera de San Felipe y San Carlos. En estos sitios logra incorporar numerosos soldados a su ejército.

Finalmente, se presenta ante Caracas y la toma con gran fuerza el 27 de abril de ese mismo año, derrocando así al presidente Monagas. Este movimiento es conocido en la historia como “La Revolución de Abril”.

Con la conquista militar de Caracas, inicia el gobierno de Guzmán Blanco y la etapa que se conoce en la historia venezolana como “El Guzmancismo”, comenzando con el período presidencial de 1870 a 1877.

Gobierno de Antonio Guzmán Blanco

El Septenio (1870 – 1877)

Desde los comienzos de su primer gobierno, el cual inició en 1870 y es conocido como «Septenio«, Antonio Guzmán Blanco demostró ser un nuevo tipo de caudillo, muy distinto de los que había tenido Venezuela hasta ese momento. ¿Por qué decimos esto?

Por el hecho de que comenzó a someter a los numerosos generales alzados después de la caída de José Ruperto Monagas y a algunos de sus propios partidarios que se habían levantando en armas contra su presidencia, siendo este uno de los principales aspectos políticos de su gobierno.

Esto es interesante de destacar porque los años que siguieron a su llegada al poder, el país estaba vuelto un ocho con revueltas y sacudidas por todas partes. Es por eso que poco a poco fue sometiendo a sus enemigos mediante el ejercicio de una fuerte dictadura.

En este mandato no se respetaron los derechos humanos ni las libertades de las personas, ya que fue un período donde abundaban los presos, los allanamientos, confiscaciones, torturas en las cárceles y demás. Sin que esto fuera suficiente, también había una gran corrupción.

Ahora bien, el hecho de que combatiera y aniquilara a aquellos generales y caudillos que se encontraban en ciertas partes del país, contribuyó a frenar el proceso de desintegración de la República y ayudó a la unidad nacional.

No obstante, no todo fue malo en este gobierno, debido a que a él se le atribuye la construcción del Estado moderno venezolano, motivado a que se mejoraron las redes de comunicaciones y comenzaron a construirse un sinfín de obras por todo el país.

Una prueba de ello es el Palacio Federal Legislativo, el cual existe hasta el día de hoy siendo la sede de la Asamblea Nacional. Aparte de todo esto, en su primer año como presidente, dicta un decreto el 27 de junio de 1870 que establece la educación gratuita y obligatoria para todos los ciudadanos.

Palacio Federal Legislativo
Palacio Federal Legislativo.

También hubo un gran avance en cuanto a la economía nacional, ya que en 1871 creó una ley con la cual se establecía el fuerte o “venezolano” como la moneda nacional, colocándole por primera vez la cara del Libertador a nuestro signo monetario.

Asimismo, se fundó una casa de la moneda la cual era llamada “El Cuño”, que tendría la responsabilidad de emitir las monedas nacionales. No obstante, más adelante se derogó esta ley y se estableció “el bolívar” como la moneda del país, siendo así hasta la actualidad.

A su misma vez en 1873 manda a hacer el Primer Censo Nacional, para así determinar la población de la nación venezolana. Por otro lado, transforma la antigua iglesia caraqueña conocida como Santísima Trinidad en el Panteón Nacional, el cual guardaría los restos mortales de los próceres de la independencia.

Hacia finales de 1874 inaugura en la Plaza Bolívar de Caracas la estatua del Libertador. Dos años después fue el encargado de presidir el traslado de los restos de Simón Bolívar desde la Catedral de Caracas hacia el recién inaugurado Panteón Nacional.

Aun así, no todo fue color de rosa en este primer período, debido a que Guzmán Blanco se metió de forma desafiante con todo el mundo, lo que le trajo serias dificultades en varios aspectos.

Conflictos internacionales

Durante su gobierno, Antonio Guzmán Blanco tuvo que enfrentar varios conflictos internacionales debido a reclamaciones injustas y carísimas de gobiernos extranjeros contra la República.

Por ejemplo, en 1870 el gobierno de los Estados Unidos hizo que el gobierno de Venezuela firmara un acuerdo en donde se comprometía a pagar nada más y nada menos que un millón y medio de pesos como compensación por supuestos daños a propiedades de ciudadanos estadounidenses en el país. ¿Qué tal?

Al presidente no le tembló el pulso para rechazar este acuerdo y declarar que no iba a pagar ningún dinero. Declaró de forma enérgica “traigan sus cañones y empiecen a dispararlos, porque Venezuela no se dejará robar más diplomáticamente”. Sin duda, este Guzmán Blanco era de armas tomar ¿no te parece?

Otro conflicto se suscitó en 1875 cuando rompe relaciones diplomáticas con los Países Bajos, a causa de la rivalidad que existía con las autoridades holandesas de Curazao, ya que apoyaban a sus enemigos políticos.

Aparte de esto, suspendió el pago de la deuda a Holanda, diciendo que no iba a pagar ni un céntimo partido por la mitad. Esto conllevó a que un buque de guerra holandés se presentara en el puerto de La Guaira.

Este conflicto trajo consigo que el presidente no se quedara de brazos cruzados, sino que impusiera un impuesto del 30% a todas las mercancías que proviniera de Curazao y las islas holandesas.

Conflicto con la iglesia Católica

El Ilustre Americano, como también es conocido Antonio Guzmán Blanco, también tuvo conflictos con la iglesia católica por su fuerte actitud de independencia. Es por eso que enrumbó su política a fortalecer el Estado como una institución soberana frente a la Iglesia y a impedir que esta metiera sus narices donde no le correspondía.

Es por eso que eliminó los seminarios, puso en manos de la universidad la enseñanza religiosa, estableció el registro civil con lo cual se eliminaba los registros que llevaban los curas, prohibió celebrar bautizos, matrimonios o entierros sin que antes se cumpliera con la formalidad civil.

A su misma vez, cerró los conventos de mujeres y otras comunidades religiosas. Aparte, ordenó que el control de los cementerios pasara al orden cívico e instituyó el matrimonio civil, iniciando el mismo con esta práctica casándose con Ana Teresa Ibarra.

Ana Teresa Ibarra
Ana Teresa Ibarra, esposa de Antonio Guzmán Blanco.

Por supuesto, todas estas acciones le quitaba un amplio poder a la Iglesia, lo que hizo que varios religiosos no estuvieran de acuerdo y comenzaran a protestar. La consecuencia de esto fue que una gran cantidad de obispos fueran expulsados del país.

Luego de haber terminado este primer gobierno de siete años, Guzmán Blanco hizo elegir para que le sucediera en la presidencia, a uno de sus militares más adictos y leales, el general Francisco Linares Alcántara.

El Quinquenio (1879 – 1884)

Al haber dejado el poder en manos de Linares Alcántara, Guzmán Blanco se va a Europa con un alto cargo diplomático. No obstante, nunca imaginó que su pupilo, que había prometido seguir con su legado político, le iba a jugar sucio, propiciando un movimiento contra su figura.

De esta forma eliminó todos los decretos que su antiguo jefe había hecho, le quitó los honores que le había dado el Congreso y demolió una gran parte de las estatuas que se habían erigido en su honor.

Todas estas acciones resultaron en un fuerte descontento en los partidarios del guzmancismo, por lo que el general Gregorio Cedeño, encabeza un movimiento llamado “La Revolución Reinvindicadora”, con la cual derrota a Linares.

Días después, Guzmán Blanco regresa a Venezuela en febrero de 1879 y se encarga del mando como Supremo Dictador, dando inicio a su segundo gobierno conocido como «El Quinquenio«, ya que duró cinco años desde 1879 a 1884.

Las condiciones para este segundo período presidencial, no eran tan favorables como las que había dejado en su primer gobierno, ya que la situación económica estaba tambaleando.

Es por eso que de inmediato emprendió acciones destinadas a recuperar la economía. Entre estas medidas están el incentivo de la producción agrícola, de las minas, la pesca, entre muchas otras más.

No obstante, a pesar de esto comenzó a haber otro problema ¿Cuál sería? Pues que el precio de los principales productos de exportación comenzó a desplomarse. Obviamente, al suceder esto trajo el colapso de la economía y la reducción de los ingresos.

Ante estas nuevas dificultades, no se quedó de brazos cruzados, sino que buscó la manera de solucionar este problema de otra manera. Es allí cuando comienza a meterle con fuerza a la construcción de más carreteras y vías de comunicación en el país.

Esto lo hizo con el objetivo de que fuera más fácil y rápido transportar los rubros que se exportaban, para así mantener el comercio interior y exterior activo y funcionando constantemente.

En estos años, la construcción de grandes obras no se quedó atrás, ya que una prueba de esto es la construcción del Teatro Municipal de Caracas en 1881, que en ese momento lo llamó Teatro Guzmán Blanco.

Teatro Municipal de Caracas
Teatro Municipal de Caracas, año 1881.

A su misma vez en ese año oficializó el canto patriota “Gloria al Bravo Pueblo” como el Himno Nacional. También en este período presidencial, se construyó un ferrocarril con la ruta Caracas – La Guaira y se creó la Academia Venezolana de la Lengua.

En 1882, tuvo un pequeño roce internacional, específicamente con Colombia, debido a problemas fronterizos. Ante este problema, en 1882 convino someter el problema de la frontera a la decisión del Rey de España y así quedó solucionado el conflicto.

Al finalizar este período hizo elegir como presidente a otro de sus partidarios y más fieles colaboradores, el general Joaquín Crespo, el cual gobernó de 1884 a 1886.

El Bienio (1886 – 1888)

El Bienio, también conocido como “Aclamación”, sería el tercer y último gobierno de Antonio Guzmán Blanco, el cual inició con la ovación de grandes personalidades del país con la que le pidieron que asumiera nuevamente el poder.

De esta manera, al regresar de Europa, el Consejo Federal lo eligió presidente constitucional para el período presidencial 1886 – 1888. No obstante, en este corto gobierno no pudo hacer mucho ya que su salud estaba comenzando a deteriorarse.

Sin embargo, esto no fue impedimento para que acentuara su carácter dictatorial en este gobierno. Justamente en este período tuvo que plantarles cara a los ingleses, ya que ocupaban constantemente más territorio venezolano, específicamente en la zona del Esequibo.

Lamentablemente, la protesta del gobierno venezolano no fue oída, lo que conllevó que quedaran rotas las relaciones diplomáticas. Sin que esto fuera suficiente, el gobierno inglés amenazó con un buque de guerra para obligar al gobierno venezolano a pagar por supuestos daños de buques de mercancía.

Guzmán Blanco se mantuvo firme también en este caso, sin doblegarse ante estas amenazas.

Finalmente, Guzmán termina su mandato en 1887, un año antes de lo previsto, renunciando a la presidencia y dejando en el poder al general Hermógenes López para que terminara el período constitucional.

Características y aspectos sobresalientes del gobierno de Antonio Guzmán Blanco

Las características y aspectos principales de los tres períodos de gobierno que tuvo Guzmán Blanco son las siguientes:

  • Se mejoró la red de comunicación, entre ellos están los ferrocarriles, correos, telégrafos, líneas de navegación, etc.
  • Se estableció el Sistema Métrico de Pesas y Medidas. Además se creó una moneda nacional, el Bolívar.
  • Fundó un servicio nacional que estuviera dedicado a las estadísticas. Hizo levantar mapas, censos e inventarios de la nación.
  • Sentó las bases de una economía sana y estable.
  • Estructuró una administración ordenada, restaurando el crédito público interno y externo.
  • Le dio sentido y orientación a la política nacional, protegió la agricultura y el comercio. Durante su gobierno, se hicieron los primeros ensayos de industrias en el país.
  • Regularizó la administración de la justicia.
  • Completó y perfeccionó las leyes del país.

Últimos años de Antonio Guzmán Blanco

Apartado de la presidencia, Guzmán Blanco se va a Europa como diplomático para llegar a una solución del problema fronterizo entre Venezuela y la Guayana Inglesa, que para ese momento era una colonia de Inglaterra.

Después de tantas negociaciones, se llega al acuerdo de que la frontera entre ambos países iba a ser fijada en el río Esequibo, cosa que al final no llegó a llevarse a cabo.

Estando en tierras europeas, seguía disfrutando de su cargo diplomático venezolano. No obstante, esto sería por muy poco tiempo, debido a que el presidente para ese momento, Dr. Juan Pablo Rojas Paúl, comenzó a tener problemas con él.

Antonio Guzmán Blanco viejo
Antonio Guzmán Blanco en su vejez.

Para evitar estos enfrentamientos, decide renunciar a todos estos cargos y a gozar de sus últimos años. En este tiempo tuvo la oportunidad de disfrutar una gran fortuna que había heredado de su familia y también de una buena bola de billete que había acumulado durante sus años como presidente.

Luego de recorrer las tierras europeas y de escribir varios folletos históricos, se establece en París, donde finalmente se produce su muerte en julio de 1899, sin saber hasta ahora la causa de su fallecimiento.

A pesar de que en su primer gobierno había hecho un decreto en el cual establecía que todos los presidentes de Venezuela fueran enterrados en el Panteón Nacional, sus restos mortales fueron sepultados en el Cementerio de Passy.

No es sino cien años más tarde de su muerte, que su cuerpo es sacado de París y traído a su natal Venezuela, donde es recibido con grandes honores por parte del gobierno del presidente Hugo Chávez.

Finalmente, el 08 de agosto de 1999 es sepultado en el Panteón Nacional de Venezuela donde descansa hasta el día de hoy, con el mismo uniforme militar con el que inauguró ese recinto.

Conclusiones

En resumen, ¿Quién fue Antonio Guzmán Blanco? Haciendo una biografía corta, la vida y obra de este personaje puede concretarse en que fue un hombre muy preparado tanto en el aspecto político, diplomático y militar. Sin duda, esto lo demostró durante todos los años de su vida.

Cuando ejerció el poder, lo hizo de forma totalitaria y completamente dominante. No obstante, esto no es excusa para que no se le reconozca como una de las figuras más sobresalientes del siglo XX en nuestro país gracias a las obras y logros que realizó durante sus tres gobiernos.

Todas las decisiones que tomó fueron con el objetivo de darle forma al Estado venezolano y convertirlo en una nación moderna que estuviera a la altura de los grandes países del mundo. Por esa razón, el predominio de Antonio Guzmán Blanco en buena parte del siglo XIX en Venezuela hace que sea recordado en la historia venezolana hasta el día de hoy.

¿Qué te pareció esta información? ¡Coméntanos!

Amamos la historia de Venezuela. ¿Qué te parece este artículo? Si tienes alguna duda o comentario, háznosla saber y lo más pronto posible te responderemos. Te invitamos a que puedas compartir este artículo en tus redes sociales si fue de tu agrado.

¡Comenta! Nos interesa saber tu opinión.

Configuración