Saltar al contenido
Historia de Venezuela

José María Vargas

  • Nombre completo: José María Vargas Ponce.
  • Natalicio: 10 de marzo de 1786. La Guaira, Venezuela.
  • Muerte: 13 de julio de 1854. Nueva York, Estados Unidos de América. (68 años)
  • Profesión: Médico, científico, profesor y político.
  • Duración de su mandato: 09 de febrero de 1835 – 09 de julio de 1835. 20 de agosto de 1835 – 24 de abril de 1836.

Biografía de José María Vargas

La biografía de José María Vargas es sumamente apasionante, debido a que habla de un ilustre venezolano con una alta preparación intelectual que dio significativos aportes a la vida nacional en el aspecto científico. A su misma vez, por circunstancias de la vida fue un civil prestado a la política, donde llegó a desempeñarse como Presidente de Venezuela.

A pesar de la brevedad de su gobierno, dejó grandes enseñanzas en cuanto a la vida institucional y cívica que debía tener el país, para que así existiera una organización que permitiera que la nación venezolana pudiera desarrollarse en todos los aspectos.

¿Quieres saber más detalles de este honorable venezolano como es el Dr. José María Vargas? Si es así ¡Sigue leyendo este artículo!

Primeros años de José María Vargas

Aventurémonos en un viaje al pasado y traslademos nuestra mente al siglo XVIII, específicamente al año 1786. Para ese momento existían dos personas muy enamoradas entre sí.

Estos seres eran José Antonio de Vargas Machuca y Ana Teresa Ponce, los cuales eran de origen canario. ¿Y qué carrizo significa que tuvieran este origen? ¡Tranquilo! ¡Tranquila! El que tuvieran este origen, quiere decir que nacieron en las Islas Canarias.

De tanto amor que constantemente se demostraban, aparece la persona que estamos analizando en este artículo: José María Vargas Ponce, el cual nace en La Guaira, ciudad perteneciente a la Capitanía General de Venezuela, el 10 de marzo de 1786.

Mapa de la Capitanía General de Venezuela
Mapa de la Capitanía General de Venezuela.

Desde sus primeros años, José María Vargas demostró una gran inteligencia y facilidad para los estudios. Tanto es así, que ya a la edad de 12 años estaba inscrito en la Universidad Real y Pontificia de Caracas. ¡Imagínate tú!

Después de cinco años de intenso estudio, logra titularse como Bachiller en Filosofía en 1803. Sin embargo, este no sería el fin de su carrera educativa, ya que continuó con sus estudios superiores, llegando a ser Doctor en Medicina con tan solo 22 años. ¿Cómo te quedó el ojo?

Carrera profesional de José María Vargas

Luego de haber dedicado tanto tiempo a prepararse, es lógico que comenzara a ejercer su carrera profesional ¿No te parece? El Dr. Vargas no fue la excepción en este caso.

Ya que al finalizar sus estudios y obtener su título como doctor, se fue hacia el oriente del país, específicamente a la ciudad de Cumaná, donde fijó su residencia. Su estadía le permitió llevar a la práctica sus conocimientos científicos y medicinales.

Estando allí, comenzó a interesarse en el proceso de independencia, que había iniciado en 1810. Esto hizo que se uniera rápidamente al Poder Legislativo de la ciudad de Cumaná.

Después de cuatros años residenciado en Cumaná, regresa a su tierra natal, donde el 26 de marzo de 1812 se le ponen los pelos de punta por un fuerte terremoto que azotó a gran parte del país.

Terremoto de Caracas de 1812
Terremoto de Caracas de 1812.

Cómo te podrás imaginar, este desastre natural trajo consigo una gran cantidad de muertos y heridos. ¿Y sabes quién fue el que dirigió la atención médica? ¡Sí! Ese mismo que estás pensando, nada más y nada menos que José María Vargas.

Su actuación hizo que se ganara el cariño y afecto del pueblo, así como también el reconocimiento por parte de las autoridades venezolanas. Luego de que las aguas se calmaron, regresó a Cumaná para seguir con su trabajo médico.

No obstante, el volver a tierras orientales le traería un gran problema. ¿Cuál sería este? ¡La prisión! ¿Por qué razón? Por el hecho de que la Primera República había caído.

Esto conllevó a que existieran graves consecuencias para las personas que habían apoyado el movimiento independentista y Vargas era uno de ellos. Después de un año encarcelado, sale al exilio a Europa, específicamente a Gran Bretaña.

Estando allí ¿Qué haría? ¿Se quedaría de brazos cruzados? ¡Nanai, nanai! De inmediato, comenzó a ampliar los conocimientos que había adquirido en Venezuela, en cuanto a la medicina y otras disciplinas científicas.

Luego, fijó su residencia en la isla del encanto, Puerto Rico. Durante su estancia tuvo la oportunidad de seguir con su labor científica, lo que logró que se ganara un gran reconocimiento como investigador. Finalmente, en 1825 regresa a Caracas.

Con esta preparación que ya había adquirido para ese momento, funda la Cátedra de Anatomía Humana en el mismo lugar donde él había comenzado su aprendizaje, la Real y Pontificia Universidad de Caracas.

Real y Pontificia Universidad de Caracas
Real y Pontificia Universidad de Caracas.

Es admirable el poder destacar que esta instrucción fue sostenida con los propios recursos de Vargas, impartiendo enseñanza gratuita a los que así lo desearan. Interesante ¿verdad? Al llegar el año 1821, el libertador Simón Bolívar lo nombra Rector de la Universidad.

Con esta autoridad, reforma este instituto de una forma completa, implementando en ella distintas facultades, como la de Medicina, Botánica, entre muchas otras más. A su misma vez, la gerencia administrativa de la casa de estudios fue un éxito.

En pocas palabras, la convirtió en una excelente universidad, logrando ser una eminencia para la época. Por supuesto, esto hizo que poco a poco se ganara el respeto y la admiración de la sociedad caraqueña.

Carrera política de José María Vargas

Al sobrevenir el año 1830, se hace inevitable la separación de Venezuela de la Gran Colombia, por lo que se tuvo que constituir un Congreso Constituyente en el país, en el cual Vargas prestó un gran apoyo.

¿Sabías qué? José María Vargas fue nombrado albacea de Bolívar, es decir, la persona que garantizaría que los deseos del Libertador, contemplados en su testamento, se cumplieran.

Es importante que se mencione que el interés sincero que tenía este personaje era hacia los temas científicos. Sin embargo, las condiciones del país y la presión de los ciudadanos, hicieron que José María Vargas comenzara su carrera política.

Llegado el año 1834, comienza a haber un gran bululú en el país, ya que a finales de ese mismo año había elecciones para escoger al sucesor del presidente José Antonio Páez.

Los militares presentaron a dos candidatos, Carlos Soublette y Santiago Mariño. Sin embargo, había una parte de la sociedad venezolana que no veía con buenos ojos a estos generales.

Es por eso que el sector civil, conformado por agricultores, científicos y universitarios del país, animan y persuaden a Vargas para que se presente como candidato a la presidencia. Después de tanto jalarle, este acepta.

A pesar de una fuerte oposición de los militares, el Congreso lo elige como presidente de Venezuela para el período 1835 – 1839, comenzando así con su gobierno.

¿Sabías qué? José María Vargas fue el primer presidente civil de Venezuela, después de haberse consolidado la independencia del país.

Presidencia de José María Vargas

Estando en la primera magistratura, iniciaría el gobierno de José María Vargas. Aparentemente, parecía que todo iba a ser color de rosa. Sin embargo, esto no fue así, ya que desde que llegó al gobierno, las fuerzas militares comenzaron a conspirar contra él y preparar un golpe de Estado.

A tan solo cinco meses de tomar el poder, este golpe estalla con un movimiento militar conocido como la «Revolución de las Reformas”, el cual era comandado por Santiago Mariño, quien había sido el candidato derrotado de las elecciones.

Al producirse este levantamiento, Vargas nombra a José Antonio Páez Jefe del Ejército, para que así pudiera hacerle frente a esta situación. Sin embargo, el triunfo de los alzados era inminente.

Los alrededores de la casa del presidente fueron rodeados de una forma completa, donde nadie podía entrar ni salir sin permiso del capitán Julián Castro, uno de los alzados.

Es allí, cuando el general Pedro Carujo entra a hablar con Vargas, el cual se encontraba prácticamente secuestrado. Este se empeña vez tras vez en hacerle ver que tenía que renunciar a la presidencia, ya que era la única opción para evitar una guerra civil.

Vargas se opone a esto y le contesta muy firmemente que el poder que tiene en sus manos solo es renunciable frente al Congreso Nacional y que jamás y nunca reconocerá un Presidente que haya salido de una rebelión militar.

Es allí cuando Carujo, impacientado, le dice: “¡Señor Doctor! El mundo es de los valientes”. Ante esto, el presidente le responde de una manera enérgica: “¡Señor Carujo! El mundo es de los hombres justos y honrados”.

Ante la negativa de renunciar, José María Vargas es apresado y enviado al exilio junto al vicepresidente Andrés Narvarte.

Por su parte, Páez movilizó sus fuerzas hacia Caracas y en el camino sumó algunos caudillos que se unieron a su grupo militar. Al entrar en la ciudad capital se pronunció a favor del presidente Vargas, declarando que su gobierno había sido restablecido.

Mientras que regresaba, se ocupó de la presidencia de forma provisional José María Carreño, quien era Presidente del Consejo de Gobierno.

Por otro lado, Páez negoció con los alzados para que así cuando llegara el presidente encontrará la situación calmada. En estas negociaciones les ofreció indultos y la garantía de poseer sus rangos militares, siempre y cuando se sometieran al gobierno.

Al regresar del exilio, el Dr. Vargas reasumió su mandato para el cual había sido electo por el Congreso Nacional. Ante la situación ocurrida, el propio Presidente denunció a estos militares, refiriéndose a ellos como “los hombres que han creído que Venezuela es su patrimonio”.

Aparentemente, las aguas habían vuelto a su causa para que pudiera ejercer su mandato tranquilamente. ¿Pero sería así? ¡No, que va! Ya que como te puedes imaginar, el favorcito que le hizo Páez no sería de gratis.

En retribución por haberlo restituido, quería que siguiera sus fines políticos, algo a lo que se negó rotundamente. Al ver que la situación política del país estaba muy convulsionada, denunció renunciar a su cargo en marzo de 1836 y así acabar con el problema.

Últimos años de José María Vargas

Después de separarse definitivamente del gobierno y de la política, José María Vargas dedicó el final de su vida a su carrera científica y a transmitir sus conocimientos en distintas universidades del territorio venezolano.

¿Sabías qué? José María Vargas fue quien presidió la comisión encargada de trasladar los restos del Libertador desde Santa Marta hacia Caracas.

A pesar de que era médico y científico, no podía escaparse de la vejez ni del deterioro de su salud. Con 67 años encima, las condiciones de su vida habían mermado considerablemente.

Esto hace que en agosto de 1853 salga a Estados Unidos, estableciéndose en Filadelfia y luego en la ciudad de Nueva York.

Finalmente y después de tanto batallar por su vida, se produce su muerte en esa misma ciudad el 13 de julio de 1854, a los sesenta y ocho años de edad.

23 años después, sus restos mortales son traídos a Caracas y enterrados en el Panteón Nacional de Venezuela el 27 de abril de 1877.

Tumba de José María Vargas
Tumba de José María Vargas en el Panteón Nacional.

Conclusiones

En resumen, ¿Quién fue José María Vargas? Haciendo una biografía corta de su vida y obra, al Dr. José María Vargas se le puede definir como un hombre sabio y culto el cual tuvo una inmensa pasión: servir a su país natal, Venezuela. En cuanto a su carrera profesional, su obra científica fue extraordinaria. Sus aportes y conocimientos fueron sólidos y precisos.

Lamentablemente, su accidentado gobierno fue desplazado por la insurgencia de los militares, fracasando así el efímero ensayo de gobierno civil. A pesar de que tuvo un gobierno de poca duración, dejó grandes enseñanzas.

La más resaltante es que aunque no fue militar, fue un gran héroe, ya que planteó tener una mejor República, siempre y cuando llegara el día en que los ciudadanos entendieran que cada quien tenía que cumplir con su labor.

En pocas palabras, este insigne venezolano fue un admirable profesional de la medicina, con una excelente preparación académica y que no conforme con esto fue un educador de primera línea, acompañado de una admirable vocación de servir a los demás.

Tan importante es su figura hasta la actualidad, que se ha establecido la fecha de su natalicio (10 de marzo) como la celebración del Día del Médico en Venezuela, haciéndole así un reconocimiento a los aportes que hizo a la medicina nacional.

Por otro lado, varias instituciones llevan su nombre, como por ejemplo la Universidad José María Vargas, ubicada en Caracas y varios centros hospitalarios situados en algunas ciudades del país.

¿Qué opinión te merece esta información? ¡Coméntanos!

Somos amantes de la historia venezolana. ¿Qué te ha parecido este artículo? Si tienes alguna duda o comentario, háznosla saber y en breve te responderemos. Te invitamos a que puedas compartir este artículo en tus redes sociales si te gustó.

¡Comenta! Nos interesa saber tu opinión.

Configuración